domingo, 2 de diciembre de 2012

María Angustias Bertomeu Martínez: "Empoderamiento TIC, una estrategia de pacto"



María Angustias Bertomeu Martínez, Licenciada en Historia y Geografía, docente durante más de dos décadas y actualmente empresaria, creadora de e-mujeres.net, portal especializado de información, comunicación y servicios con enfoque de género y de la empresa Artefinal Studio, también con enfoque de género, fue otra ponente en las Jornadas Feminstas "en-redes" de Fórum de Política Feminista de Málaga.


"Estamos empujando las fronteras".

"El conocimiento debe circular, el pensamiento es libre".

Ella nos habla de pactos. Dice que nuestros pactos están atravesados por el patriarcado. Y que, respecto al pacto intragénero, no existe discurso sobre él.



Dice que es importante convocarnos para pactar, de la siguiente forma:
  • Reconociendo la calidad de las pactantes.
  • Siendo amplias, generosas, aprovechando la sabiduría de todos los feminismos. Orgullosas de estar aquí.
  • Apoyando y sosteniendo nuestras acciones políticas, siendo solidarias con las que hacen propuestas y las avanzan. Empoderándonos unas en relación a las otras, fortaleciendo el empoderamiento intragénero entre nosotras.
  • Siendo capaces de convocar cada vez a más mujeres y hombres que vean el feminismo como un paradigma para una nueva organización social en el mundo.


"El discurso sobre las mujeres del PP se lo presta la Iglesia"

"El velo es un signo político de dominación, y no cabe tolerancia".

 "LA LUCHA DEL FEMINISMO ES UNIVERSALIZAR LOS DERECHOS HUMANOS (de las mujeres)".

"Somos las herederas de los feminismos de otros tiempos".

"Todos los feminismos aportan un sector de conocimiento".

"El hecho de ser mujer no aporta nada. Necesitamos crear un movimiento feminista y convocar a los hombres de bien y a las feministas".

"El feminsmo es un proceso revolucionario".


El feminismo quiere la paz para toda la humanidad, mujeres y hombres. No sólo para las mujeres. Que los varones vengan, pero sin liderar los espacios de opinión. Es un espacio de autoridad femenina, nuestro, que nos hemos currado. Ellos son compañeros, no líderes, estando detrás, a escuchar y a trabajar, con una mirada de reconocimiento, de igual a igual. Para eso necesitamos autorizarnos.


La sororidad, el fluído de los pactos:

Sororidad, la alianza que teje el pacto  político entre mujeres que se reconocen como interlocutoras. Práctica intelectual y política entre mujeres.

Destaca que no se enseña el Feminsmo como Historia, existiendo un vacío en la Historia.

La sororidad es solidaridad, y cita a Amelia Valcárcel en:
  1. La trampa de la solidaridad se da por el error de admitir "la continuidad genérica sin fisuras". No existe tal continuidad. Muy a menudo, las que nos utilizan para ganar poder luego nos invisibilizan. Debemos ver para qué estrategia o momento queremos hacer pactos. Éste es un límite del pacto.
  2. La solidaridad no puede extenderse hasta el extremo de ser solidarias con ideologías o prácticas que favorecen el sometimiento de las mujeres.

Riesgos y alianzas:
  • No somos las idénticas, no vale cualquiera por ser mujer. Debemos hacer respetar los espacios creados por otras (opinión de Carmen Alborch).
  • La "ley del silencio" por el que las mujeres pactamos en el pasado sobre respetarnos no hablando mal de otra mujer (neutralizando el intento de separarnos por parte del patriarcado con eso de "se ponen a parir entre ellas"), según Amelia Valcárcel, ya no está vigente para quienes aprovechan los espacios creados y son cómplices en los ataques a los Derechos Humanos. Éste es el otro límite del pacto.
  • El "mujerismo" apela al papel de madres y esposas, con las capacidades que conllevan, según Alicia Miralles. De él se deriva ese dircurso blando de "eres estupenda" pero no te pongo en la dirección.

De la indignación hay que hacer un pensamiento político:
  • La política debe ser el lugar del pacto desde el reconocimiento. Un nuevo contrato social respetando la diversidad. Las mujeres no somos un grupo disminuido, tenemos que pactar de igual a igual.
  • No olvidarnos de que somos parte de la tradición del sufragismo (al votar, al participar...), y lo tenemos que trasladar a las jóvenes para que no partan de cero. Ellas no saben que los derechos se tardan años en conseguir y se pierden en segundos.
  • Nuestra historia es nuestro capital político y nuestro legado para las jóvenes. Debemos conocer los aportes del feminismo como proceso democrático, de innovación cultural y civilizatorio (para cambiar la sociedad). Debemos enseñar feminismo, su historia, para tener un techo histórico.

"Hay que feminizar la política" (Soledad Murillo):

- Hacer de ella un lugar de mediación y pactos, con exigencia y reciprocidad.

- Generar escenarios nuevos y de afecto interno.

- Usar la practicidad y abandonar el discurso de la especificidad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario será revisado antes de publicarse. Se agradece la identificación de la persona que lo remite.