lunes, 11 de febrero de 2013

Las Beguinas

 
 
Mujeres, laicas, espirituales, asociaciones, libres, Europa medieval, amor, eruditas, metafísicas...

Suponiendo que éstas fueran las etiquetas de una entrada de un blog, nos darían una idea de quiénes eran estas interesantes mujeres tan poco conocidas y desaparecidas de la Historia (con mayúscula, la historia oficial, la de los libros de texto que se estudian en los centros escolares).

En una época en la que ser mujer conllevaba tres opciones (matrimonio, monasterio y prostitución), surje un colectivo de mujeres que se reúnen y viven en comunidad en edificios llamados beguinatos (también hubo hombres -begardos-, inspirados en ellas, aunque en menor proporción).

Las beguinas optaron por la espiritualidad vivida, a diferencia de la más racional, más teórica, aquélla que aspiraba a parecerse a la divinidad. Ellas, por contra, la vivían como fusión con lo divino. En este sentido me recuerda a la filosofía del yoga. Como en éste, la vivencia que se busca es la de integrarse con nuestra parte espiritual en un trabajo continuo de ir disolviendo nuestro ego. O haciendo una metáfora con una bombilla sucia, ir limpiándola para que poco a poco vaya surgiendo la luz de su interior, y esa luz individual es una parte de la divinidad.total (la suciedad es el ego y la luz el espíritu). Y como éste, la relación con lo divino es directamente, no necesitando, por tanto, ninguna figura del clero como intermediario. De ahí la independencia de estas mujeres.



Así, este colectivo se diferenció de la Iglesia, viviendo de una forma más auténtica, alejadas de las riquezas, sin votos de perpetuidad (podían dejarlo cuando quisieran) ni de clausura (de hecho, viajaban a menudo), sin ninguna autoridad masculina y haciendo uso de su idioma (no del latín, que era la lengua de la Iglesia), acercando así a las personas laicas conocimientos que hasta entonces estaban limitados sólo a gentes eruditas, básicamente en los monasterios. Vivían libres, y se dedicaban a ayudar a personas necesitadas y a acompañar a quienes estaban cerca de la muerte, haciéndose cargo de sus cuerpos una vez fallecidas, incluso de los cuerpos de las personas ajusticiadas.

Tanta libertad para las mujeres y en esta época provocó miedo en las altas esferas de la Iglesia, por lo que en 1312 el Concilio de Viena las condenó por herejía, aunque ésto no hizo que desaparecieran. Por supuesto, la "santa" Inquisición estaba detrás. Algunas fueron quemadas en la hoguera en las plazas, como le ocurrió a Margarita Porete.

"Su modo de vida debe ser prohibido definitivamente y excluído de la Iglesia de Dios"
(Clemente V)

Entre ellas podían estar mujeres pobres que, al no tener dote, no podían entrar en los monasterios. Sin embargo, las beguinas no eran clasistas, y en su ideología también entraba la pobreza.

Época: finales del siglo XII hasta el XV, a partir del cual la Iglesia consiguió absorber a muchas de ellas.

Lugar: a partir de Flandes, extendiéndose por el norte y sur de Europa. En Bélgica y en Renania, por lo visto, constituían el 5% de la población femenina en los siglos XIII-XIV (¿Podríamos deducir de ello la ansia de libertad de las mujeres?).

Gran beguinato, Leuven, Bélgica
Los beguinatos eran lugares de diferentes dimensiones, pudiendo llegar a ser casi ciudades (con calles, plazas, enfermerías, iglesia...), como los beguinados flamencos, declarados Patrimonio de la Humaidad en 1998. Eran casas pequeñas, hasta 100, cada una habitada por una o varias beguinas.

En España hubo beguinato en Cataluña, y tomaron el nombre de Terreras (de Brígida Terrera).

Un aspecto importante de las beguinas fue, a partir de Hadewijch de Amberes, su literatura. Inspiradas por el amor cortés, su obra puede denominarse como el amor a Dios, de ahí quienes las denominan "trovadoras de Dios". Para ellas, el espíritu es amor y el amor espíritu. Algunas fueron compositoras de música.

"En la fruición experimentarás que Yo soy, Yo, el Amor"
(Hadewijch)

Las beguinas no sólo se dedican a la acción basada en el servicio, sino también a la contemplación (meditación), con la atención puesta en el amor (como espíritu), con el que se identificarán en la experiencia contemplativa o meditativa.

"Él es el que es, Por eso Él es lo que es por sí mismo: Amante, Amado, Amor"
(Hadewijch)

Algunas beguinas que han pasado a la historia:

_________________________________________________________________

FUENTES:
  1. "Mujeres trovadoras de Dios". Georgette Épiney-Burgard, Émile Zum Brunn. Ed. Bolsillo Paidós.
  2. "Las beguinas:libertad en relación"
  3. "Un cajón revuelto"
  4. "Beguinas y begardos"
  5. Wikipedia

7 comentarios:

  1. Me encanta la historia que has escrito de estas monjas beguinas. En algún lugar había que meterse si eras distinta.
    Estuve en un beguinato que hay en Brujas. Era precioso, se respiraba una atmósfera de paz y de sencilla belleza.
    Un saludo,
    Helena del Moral

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Helena. A ver si en alguna ocasión tengo la suerte de conocer algunos de esos beguinatos. Cuando visité Brujas, hace muchos años, no sabía nada de esto. Poco a poco iremos rescatando nuestra historia, y será raro que no se visiten sitios tan interesantes.

    ResponderEliminar
  3. Hola Asun
    aquí me tienes! Soy Sandra del blog de Mujeres en la Historia. Me ha encantado el tuyo!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Bienvenida al blog y encantada de que estés por aquí.
    Un abrazo,
    Asun

    ResponderEliminar
  5. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA


    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente.


    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

    ResponderEliminar
  6. Muy interesantes estas entradas que valoran las actividades femeninas a lo largo de la historia. Me atrevo a recomendarte mi blog de historias de las mujeres: http://antoniagsousa.blogspot.com.es/
    Creo que entre todas podemos contribuir a edificar un mundo algo más justo. Enhorabuena por tu trabajo y espero que sigamos en contacto aportando información mutuamente.
    Recibe un cariñoso saludo.

    ResponderEliminar
  7. Nada conocía a cerca de este grupo. Me parece sumamente interesante resaltar a estas mujeres que la historia escrita por hombres se empeña en ocultar.

    ResponderEliminar

Tu comentario será revisado antes de publicarse. Se agradece la identificación de la persona que lo remite.