lunes, 21 de octubre de 2013

Ana Rubio Castro: "Los principales retos del Feminismo en el contexto actual"




Ya terminaron las Jornadas de Fórum de Política Feminista de Málaga. Han sido de mucho interés, resumiré una ponencia:

"Los principales retos del feminismo en el contexto actual", por Ana Rubio Castro, Catedrática de Filosofía del Derecho de la Facultad de Derecho de Granada:

El objetivo último del Feminismo es la emancipación de los seres humanos.
Estamos viviendo de rentas del siglo XIX en cuanto a lo legal y lo social y ya no nos sirve, es hora de repensar nuevas categorías jurídicas y sociales. Resignificar el sentido de ciudadanía a nivel social y local.



Se ha privatizado la política, ahora las decisiones las toman los grandes grupos económicos y de interés (los verdaderos actores políticos). Ya no se hace desde las instituciones, quienes se limitan a justificar y legitimizarlas.

La economía globalizada ya no necesita Estados fuertes, sino débiles, que es lo que está consiguiendo. Antes sí requería de Estados fuertes para que controlaran que el mercado funcionara bien. El Derecho era la clave para sancionar lo que se salía del orden establecido. El día 1 de enero de 1995, el Organismo Mundial del Comercio eliminó los aranceles y las fronteras con el fin de que las inversiones circularan sin trabas. Así, interesan Estados debilitados para que sean sólo puntos neurálgicos de una red del comercio, ya que el poder actúa deslocalizado.  Controlan toda la investigación e innovación (tecnología), con enorme potencial, ya que no se gasta, vale para generaciones venideras, ejerciendo un poder jamás soñado.

Los Estados débiles no ponen límites políticos, dando toda la libertad a los grupos económicos.

Además, se va sacando día a día la corrupción de todas las instituciones, consiguiendo que no se confíe en ellas, creando una DESCALIFICACIÓN INSTITUCIONAL.

Autorregulación: ahora, todos los sectores estratégicos (ej. comercio internacional) se están autorregulando, estableciendo mecanismos de autocontrol para obtener objetivos. No es el Estado ni el Derecho quien regula. Las empresas, al no tener un Estado que las proteja, tienen que regularse ellas mismas. Los individuas también se autoregulan, lo que les conlleva una gran autoexigencia por estarse evaluando continuamente, no estando nunca satisfechos con consigo mismos, provocándonos agotamiento emocional, lo cual crea una sobreexplotación del talento.

En definitiva, se está desmontando todo para crear un modelo de Estado, una organización social y un modelo de individuo. Es un retorno a la Edad Media, con una sociedad dividida en castas a través de la educación y la capacitación.


EL FEMINISMO TIENE QUE ESTABLECER ALIANZAS MÁS GLOBALES. IMPORTANTE EL USO DE LA TECNOLOGÍA.

TENDREMOS QUE CONSTRUIR NUEVOS DISCURSOS, NUEVAS CATEGORÍAS DE INDIVIDUOS.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario será revisado antes de publicarse. Se agradece la identificación de la persona que lo remite.