domingo, 5 de febrero de 2017

80 años de la Desbandá



Coral: "La mar de voces"
Letra: Alicia Pérez García


Se cumplen 80 años del 8 de febrero de 1937, con la fatídica huída de malagueñas y malagueños hacia Almería, tratando de escapar de la guerra provocada por el golpe de estado militar que consiguió eliminar la II República. Andando, con criaturas y personas mayores, por la carretera que bordea el mar, sin saber que allí iban a correr un destino fatal, ya que las bombas les llegaron desde el aire y el mar, dejando cadáveres y niñas y niños solos vagando sin ningún referente humano. Triste, muy triste y patética experiencia, que poca población española conoce. Unas 150.000 personas olvidadas, que murieron mientras buscaban su libertad. Este hecho histórico se suele comparar con el bombardeo de Guernica, que tenía una población de 5.000 habitantes. Se dice que las comparaciones son odiosas, pero en este caso nos hacen reflexionar. Y es de justicia que se conozca.



Cada año, se conmemora este hecho con el fin de no olvidar. Dejo aquí un breve párrafo del periódico digital público:

...Carmen Aguilar tenía cinco años cuando su familia emprendió la huída bajo los bombardeos fascistas. Los 84 años que tiene ahora han hecho mella en su memoria, pero no lo suficiente para olvidar fragmentos que cuando relata le ponen los ojos vidriosos: "corríamos entre la gente, mi madre conmigo en brazos, y las personas le decían `tira a la niña, tira a la niña´, para que pudiera correr más".

Hace dos años, Pilar Iglesias Aparicio, feminista y amiga, redactó y leyó un comunicado dedicado a las mujeres; porque, si algunos hechos históricos se olvidan, la participación de las mujeres en la historia se encuentra doblemente invisibilizada, así como sus contribuciones. Este es el texto:


Compañeras y compañeros

El Peñón del Cuervo
Tomo la palabra en este acto para recordar de manera muy especial, y rendir homenaje a las mujeres que constituyeron gran parte de esas 150.000 personas que huyeron de Málaga ante la inminente toma por parte de las tropas fascistas.


Mujeres de las que conservamos algunos nombres, pero en su mayor parte mujeres anónimas. Mujeres que perdieron su vida en el camino. Mujeres embarazadas que parieron a sus criaturas en la carretera o en pésimas condiciones al llegar a Almería. Mujeres jóvenes y madres con hijas adolescentes que huían de la repugnante amenaza de violación proclamada por Queipo de LLano antes de la toma de la ciudad. Mujeres que vieron morir a sus hijos e hijas de hambre, de cansancio o ahogados en las aguas del río Guadalfeo. Mujeres que, casi muertas de hambre ellas mismas, seguían tratando de amantar a sus criaturas, a veces aún después de haberse muerto. Mujeres que lograron salir adelante con sus familias en otros lugares de España. 

Y muchas otras mujeres que, al regresar a Málaga, fueron encarceladas en la cárcel de mujeres de Málaga, cárcel que se caracterizó por la tremenda crueldad ejercida sobre las presas. Mujeres que soportaron toda la violencia que sufrieron las madres, hermanas, hijas y compañeras de hombres encarcelados en las cárceles franquistas. Mujeres que sufrieron las diferentes formas de violencia fascista ejercida específicamente sobre ellas, porque las mujeres eran humilladas, torturadas, violadas, o sometidas al denigrante paseíllo por las calles tras ser rapadas y obligadas a tomar aceite de ricino. 

Mujeres valientes que, pese a haberles negado el franquismo todos sus derechos, como ciudadanas y como mujeres,  siguieron luchando por la libertad y por la justicia, en muchos casos en la clandestinidad, sin recibir el merecido reconocimiento. Mujeres, gracias a las que se ha avanzado mucho en derechos y libertades, y hemos logrado tener leyes que luchen contra la violencia de género o nos garanticen el derecho a la igualdad con los hombres y a nuestros derechos sexuales. Leyes que peligran una vez más con las medidas fascistas del gobierno actual. Un homenaje a aquellas mujeres valientes que sufrieron la opresión franquista y una convocatoria para seguir aquí y ahora trabajando por la justicia, la igualdad y la libertad. (Pilar Iglesias Aparicio)


Fuente:
  • Público: La Desbandá, la mayor tragedia de la Guerra civil, encerrada políticamente.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario será revisado antes de publicarse. Se agradece la identificación de la persona que lo remite.